• Producción y edición
    Daniela Fontaine
    Maytik Avirama
  • Diseño sonora
    Maytik Avirama
    Carlos Castañeda
  • Producción sonora y composición
    Carlos Castañeda
  • Identidad visual
    Daniela Fontaine
    Lizz Jaramillo
  • Transcripción
    Gabriela Amor

Este es el doceavo episodio de la temporada 2: Resonancias de sanación y resistencia.

Recomendamos escucharlo con audífonos para poder sumergirse en la experiencia sonora.

En este episodio hablamos con Irene Garibay, artista plástica, maestra cervecera y profesora de movimiento consciente. Irene vive en el estado de Morelos, México, pasa mucho tiempo recorriendo  los bosques a su alrededor y nos comparte una palabra de guianza introductoria al Reino Fungi.


TRANSCRIPCIÓN

Irene: tiene sentido que nos sean obscuros y sí, obviamente hay hongos mortales, pero en realidad hay bastante pocos hongos que te puedan causar la muerte si los comes no, pero está súper chido también creo que tengamos todo ese respeto por un reino, porque en realidad es un reino, impresionante que tan poco sepamos de él y que nos genere tanto temor, pero también creo que si son seres bastante mágicos, y quizá podemos sentirlos como diferentes a nosotros pero yo creo que puede ser que la conexión que tenemos con ellos es un poco quisquillosa porque quizá se parecen mucho más a nosotros de lo que creemos, dicen que igual y el reino fungi está más cerca de nosotros que algunos otros seres, no sé, que las plantas o los animales, quizá los hongos se acercan, se parecen más a nosotros 

Radio Savia, vivencias de cuidado y sanación del cuerpo territorio. 

Un espacio de escucha para resonar el buen vivir.

En esta temporada 2 estaremos escuchando relatos y prácticas desde las voces de mujeres defensoras territoriales sanadoras comunitarias y guardianas de conocimientos ancestrales.

Testimonios de resistencia, cuidado colectivo y esperanza que lideran aconsejan e inspiran un tejido social abundante y diverso. 

Yo soy Maytik Avirama, yo soy Daniela Fontaine y juntas les estaremos guiando en esta travesía. 

Maytik: Según la biología, los seres vivos estamos divididos en 5 reinos: animal, vegetal, fungi, protista y monera. Más allá de estas divisiones, la realidad es que la vida se nutre y entreteje de múltiples maneras en sistemas de profunda codependencia que cruzan cualquier frontera de clasificación científica. Es por esto que en este episodio queremos honrar la existencia de los hongos. Estos seres miceliares que están en nuestra panza y debajo de cada pisada en el bosque, estos seres que son alimento, medicina, digestión y transformación planetaria. 

Daniela: En este episodio hablamos con Irene Garibay, artista plástica, maestra cervecera y profesora de movimiento consciente. Irene vive en el estado de Morelos, México, pasa mucho tiempo recorriendo  los bosques a su alrededor y nos comparte una palabra de guianza introductoria al Reino Fungi. 

Irene: Soy Irene Garibay, estoy en San Juan Tlacotenco, un pueblito de Tepoztlán, Morelos, México. Yo estudié artes visuales, artes plásticas pero ahora tengo un oficio que es hacer cerveza, y tengo mucha curiosidad por el cuerpo y sus movimientos, me gusta explorar la corporalidad y de la misma manera creo que me gusta explorar el territorio como un cuerpo también y recorrerlo, caminarlo, observarlo.

También donde vivo es un, es en medio del bosque básicamente, entonces siempre la conexión con el, mi entorno está muy a la mano, lo cual me gusta mucho.

Yo empecé a curiosearme por lo hongos porque me empezaban a gustar mucho sus formas y me dieron muchas ganas de dibujarlos porque tienen aspectos súper interesantes y locochones y entonces en realidad mi primer acercamiento fue a través del dibujo, y yo buscaba libros de hongos de la biblioteca y los llevaba, encontraba los más curiosos, los dibujaba, los pintaba y ese fue mi primer acercamiento y gracias a esa conexión comencé a observarlos mucho más en el entorno no, como a notarlos más.

Maytik: En la relación antigua entre hongos y plantas se han formado vínculos de ayuda mutua en los que por ejemplo el hongo ayuda a las raíces de distintos árboles a comunicarse entre sí. La abundancia y diversidad de estas relaciones dependen directamente de la riqueza de los suelos y la salud de los bosques. 

Irene: Creo que empecé como a tratar de entender cuál hongo era cual, a entender que el mundo de los hongos era enooorme, a darme cuenta que en realidad para saber sobre el mundo de los hongos tenía mucho que saber sobre el mundo de las plantas y en ese momento ya me estaba conectando un poco más con, con entender las plantas, conocer sus nombres, sus usos, cómo cultivarlas incluso y creo que de ahí también se abrió más fácilmente el camino de, de la búsqueda de los hongos, como ya en este recorrido de entender las plantas, pues ya fue más fácil empezar a indagar sobre los hongos, y de ahí en realidad creo que si me ayudo mucho conocer a otras personas que sabían de hongos y empezar a preguntar

¿Por qué esté hongo es así? ¿Por qué esté se come y esté no?

También hay mucho conocimiento tradicional, sobretodo en México, entonces también el saber o entender un poco sobre los hongos me ha acercado un montón a la gente de mi entorno no, de poder llegar a decirle a la doña que encontramos tal o cual hongo, y qué te digan: «ayyy no, ese no se lo coman, o ese primero pruebe a ver si con aceite le sabe rico, porque a mi me gusta más con ajo», y entonces te van soltando sus recetas, entonces creo que los hongos justo siempre terminan haciendo esa labor, sin querer, bueno también es mucha su naturaleza, como de crear interconexiones con el ambiente no, y ajá no sólo con las señoras, con el mercado, sino observar los hongos que, que come la gente del pueblo y saber reconocerlos.

De la misma manera generan interconexiones con el bosque constantemente, no, como, o sea, el hecho de que haya hongos en un bosque quiere, significa un montón sobre la riqueza del suelo, sobre la diversidad, sobre el ambiente en el que habitas, no en todos lados crecen hongos y los bosques más ricos, más antiguos, normalmente tienen más abundancia de hongos.

Entonces claro que los hongos enriquecen el suelo y generan interconexiones con la naturaleza, a veces de manera más visible, y a veces menos visible no, también no quiere decir que en un desierto no haya hongos pero los hongos que podemos observar están presentes de otra manera, y por ejemplo los líquenes que al final son una unión entre un hongo, un alga y a veces otros microorganismos, son ya más como pequeños pueblitos simbióticos que van creciendo, esos seres pueden crecer en todos lados.

Creo que en realidad más bien eso, como son un mundo que se encuentra un poco más, no inaccesible, pero si siento que no les importa ser los protagonistas, al revés, son como la panza, que está ahí digiriendo todo el mundo, digiriendo, descomponiendo la tierra, son como trabajadores silenciosos o algo así.

Daniela y Maytik: 

Hifa, Micelio, volva, anillo, esporas, sombrero, escamas

De micro a macro 

De macro a micro

Fruto, Micelio, Hifa. 

El juego de lo visible

Color, Tamaño, Textura

Y lo invisible  

Olor, sabor, sinapsis

Irene: El organismo más grande del mundo que está en un bosque en Estados Unidos, no recuerdo cual, pero es como el micelio de una misma especie pero se expande por kilómetros y kilómetros. Entonces si tú tomas un pedacito del micelio de una esquina del bosque y del otro puede ser que sea exactamente la misma especie que su material genético sea exactamente el mismo, entonces eso, no, siento que algo que hacen muy bien los hongos es adentrarnos en un mundo micro y macro constantemente.

Para mi el macrohongo sería como la manzana de un árbol, entonces el ser entero es el árbol y la manzana es sólo su fruto, de la misma manera el hongo que conocemos, los macrohongos, estos con piecitos, sombrerito o demás, solamente son el fruto de un organismo que en realidad es el micelio, ahí está toda la información del hongo no, y ese organismo puede sobrevivir complemente sin hacer un cuerpo fructífero, y muchas veces ni siquiera lo hace no, solamente crece, se expande, se mueve, se contrae, pero puede existir sin que nunca lo veamos, sin que nunca haga un cuerpo fructífero. 

Pero lo más chido de los hongos para mi es que sus esporas, que son las formas de reproducción que utilizan, es un polvito que vuela en el aire no, entonces sus, si, sus semillas están volando todo el tiempo en el aire, en el cielo, en el espacio tal vez. Ehmm y  normalmente un macrohongo tiene pues el hongo más tradicional que podemos conocer en nuestra cabeza sería un piecito, un estema, una cabeza, debajo de la cabeza hay láminas o poros y de los poros o láminas ahí van soltando las esporas y las esporas se van uniendo en el aire, caen en la tierra, van encontrando otras esporas y van empezando a formar hifas, que son como pequeños filamentos, como pelitos blancuzcos, generalmente, ehm, que se van expandiendo por el suelo y a eso se le conoce como micelio, todo el suelo debajo de nosotros tiene micelio en mayor o menor cantidad y ese micelio va generando eso, conexiones con otros seres, va creciendo y de ahí ya de pronto el hongo se siente suficientemente cómodo y las circunstancias climáticas son las correctas: la humedad, el agua, la oscuridad, también hay muchos hongos que les gusta la oscuridad, quizá algunos necesitan un poquito de sol, pero no mucho, si es importante que el bosque sea muy abundante normalmente para que digan bueno, voy a sacar un cuerpo fructífero, voy a ser un macrohongo para poder volverme a reproducir y así van haciendo más o menos sus ciclos los hongos.

Pienso mucho como en la conexión del micelio con el cielo y que en realidad igual y son la misma cosa no, como que las nubes están formadas quizás de esporas y las esporas y los micelios están formadas de agua, entonces y eso, la relación que hay entre los hongos y la lluvia, y entre los rayos como la electricidad, creo que eso se vuelve muy visible en los hongos, incluso en sus formas, no, que si tienen esta como capacidad de verse como una explosión de crecimiento. 

Daniela: En épocas de lluvia, los hongos echan fruto en los bosques y es un buen momento para salir a buscarlos canasta en mano.  Irene nos comparte algunos consejos para hacer caminatas y también reflexiona sobre lo que ha aprendido de este vínculo miceliar. 

Irene:  Sii, lo otro es que al final buscar hongos es reconocer el bosque, como decía antes, no sé pueden estudiar los hongos, observarlos o conocerlos sin entender el entorno en el que habitan, entonces cuando una se interesa por los hongos termina interesándose por el mundo no, y por el cuidado y la conservación de algo mucho mayor.

Explorar el territorio a sabiendas de que hay hongos y que se pueden buscar encontrar y demás enriquece un montón las caminatas y las exploraciones no, como estar consciente de lo que vas viendo, incluso también con las plantas y con los árboles, como entender en qué espacio te estás adentrando, qué tipo de suelo se presenta, qué tipo de árboles hay, qué tipo de hongos crecen ahí, y sí, en esos, o sea, mis recorridos por el monte, el bosque y los lugares en general a los que voy siempre están adornados por los hongos no, y lo vuelven todo mucho más interesante y más rico. 

Entonces normalmente salimos cuando el piso no está tan mojado, si acaba de llover muy duro es posible que se puedan echar a perder los hongos porque son súper frágiles, entonces si llovió el día anterior o incluso dos días antes de que salgas a la caminata tiene más sentido que encuentres lo que buscas, pero también depende mucho el hongo, y, normalmente vamos preparados para que nos caiga un aguacero, porque puede pasar.

Y también creo que lo más importante de las búsquedas de hongos es acostumbrar los ojos a mirarlos, porque muchas veces pasa que entras al bosque y no ves nada y dices «no, acá no hay nada y es un bosque eterno y caminas horas y no ves un sólo hongo», y de pronto empiezan a aparecer, como que también siento que tienen algo de que se van revelando, ehm, de qué quieren que los encuentres pero también quieren que los quieras, como no solo, no sé entregan tan fácilmente, son un poco fantasmagóricos, por así decirlo, un poco silenciosos, se esconden debajo de las ramas,  entonces hay que ir con los ojos muy abiertos para buscarlos y tiende a pasar que una vez que encuentras uno, ¡¡Pum!! Se abre el portal y empiezas a encontrarlos por todos lados no, ehm, y bueno eso, creo que lo más importante es justo tener la sensibilidad visual para estar buscando algo a veces chiquitito en un suelo boscoso súper abundante y también a veces mirar a los árboles hacia arriba, porque hay hongos que crecen sobre los troncos, y eso, saber más o menos qué es lo que vas buscando, saber donde buscarlo

Creo que, que justo la forma más obvia en la que me han enseñado cosas es que en realidad somos mucho menos individuo de lo que creemos no, como, estamos siendo habitadas por montones de seres dentro de nuestro cuerpo, afuera de nosotros hay estímulos constantemente, nuestro círculo magnético es mucho más amplio de lo que nos imaginamos, las consecuencias de nuestros movimientos influencian todo el tiempo lo que está a nuestro entorno, si algo me han enseñado los hongos es justo a saberme menos individuo y más plural, y también tienen esta capacidad de, de, de mostrarte la interconectividad que tienes con el mundo a tu alrededor no, te dan esta sensibilidad de, de sentir el piso, de sentirlo palpitar, de ver respirar a las plantas, como una capacidad de observar y atestiguar el mundo desde un lugar tal vez más silencioso.

Y también otra cosa que me sorprende mucho de los hongos es como su versatilidad de, de, de relacionarse incluso a un nivel, pues por decirlo sexual, como las formas en las que se reproducen en realidad son lo menos binarias que hay en el mundo de los seres vivos yo creo no, como que si alguien sabe algo sobre diversidad y transformación son los hongos.

También la temporalidad de los hongos es única, o sea, no entendemos porque un liquen se va a tardar 5 mil años en crecer y le da igual un poco, o sea, creo que nosotras siempre estamos cuestionando mucho la existencia de los seres y la forma en que se mueven en el espacio temporal o lo que entendemos por espacio temporal y ellos nos van demostrando que pfff, el tiempo puede para elles significar, si, que 5 mil años igual y crecen 3 cm y se la pasaron bomba no, no tenemos idea. 

Maytik:  Hay múltiples prácticas que los seres humanos hemos desarrollado en relación a  los hongos: prácticas mágicas, alimentarias, medicinales, artísticas y de cultivo.  Irene nos cuenta de su experiencia cultivando hongos en casa 

Irene: me parece muy curiosa estas formas que tenemos de, que hemos entendido por ejemplo, de sembrar un ser tan extraño como los hongos, yo no sé cuánto tiempo el mundo tiene sembrando hongos pero muchos de los conocimientos de la siembra de hongos, o del cultivo de hongos, es bastante nuevo no, y también ahora la gente está explorando sembrar hongos que nunca antes se habían sembrado en las casas, o cultivado, y me parece chistoso que la forma en que tenemos para hacerlo es extrayendo el hongo, porque el hongo siempre habita en conjunción a muchos seres, se ayuda de bacterias y de más, pero nosotros la forma, la forma en la que sabemos nosotres, sembrarlo es ehm, extrayéndolo completamente de su, de su entorno, como más a nivel laboratorio no, y sí se necesita todo súuuper limpio, tener los petris impecables, hacer el agar, poner un pedacito del hongo dentro del agar o tirarle la espora, también puede ser con espora, y normalmente primero lo tienes en un petri con el agar tiras la espora o el pedacito de hongo y ahí comienza a crecer el micelio, el micelio se come el agar y una vez que ya tienes un petri de ahí puedes ir o a un cultivo líquido, que es como continuar con esta espora en un líquido rico, dulce en donde el micelio quiera crecer, porque el micelio puede crecer en agua, no, por eso le llaman líquido, entonces ya guardas esa espora en una jeringa y luego normalmente lo cultivan sobre granos, ya sea sorgo, arroz, eh bueno, también mucho sobre paja lo tiran.

Y ahí lo que tienes que hacer es primero esterilizar el medio dónde lo vas a, dónde vas a expandirlo, cocinar un poquito el sorgo, o el arroz o la paja la cocinan también, le quitas toda el agua pero que se quede húmedito, literal como si fueras a hacer comida para humano y luego le tiras un poco de micelio, que ya lo tienes preparado o en tu cultivo líquido o en tu petri y de ahí empieza a crecer, puede ser en un tupper o en una bolsa, y empieza, en una cubeta, se empieza a expandir el micelio hasta que ves un bloque blanco en donde ya casi no hay granos y todo lo que hay son, una densa capa de micelio, y una vez que el micelio come todo lo que puede comer, entonces decide hacer un cuerpo fructífero, y ahí lo que pasa es que los hongos comienzan como a empujar la bolsa o lo que tengas y tienes que hacer un hoyito y pfff (onomatopeya), salen frutas enormes, parece además que son, como son medio esponjitas, puedes tener un topper chiquitito y del tupper que salga un hongo tres veces el tamaño de su, de su, de su, de su sustrato no, entonces sí es bastante impresionante verlos crecer, y ya, una vez que tienes el hongo fresco, el cuerpo fructífero puedes volver a comenzar con el proceso o comértelo.

Daniela: En esta temporada hemos viajado por varios territorios de Abya Yala y resonado con relatos al cuidado del tejido colectivo. En este penúltimo episodio queremos honrar a todes les seres que ayudan a digerir y procesar en el silencio y la oscuridad. Un acuerpamiento inter especie, a quienes nutren la red de la vida desde lo sútil y quienes trascienden las fronteras del tiempo y el espacio brindando sostén, cura y transformación.  

 Mensaje Final 

50:56  I:la curiosidad por la naturaleza siempre nos va a enriquecer no, y que al entender la diversidad que nos rodea, al observarla, al procurarla, al buscarla, al querer conocerla, estamos dándonos la oportunidad de enriquecernos y de diversificarnos a nosotres mismes y creo que, que siempre el ampliar nuestro, nuestros estímulos, nuestras observaciones visuales nos va a dar si o si un conocimiento más profundo de nosotras mismas y creo que los hongos son los mejores maestros para eso.

Créditos y anuncios parroquiales 

Maytik: Gracias a Irene Garibay por este episodio que fue grabado dos veces por los retos de la conectividad. Gracias a Marcela Vazquez y a Raquel Salgado por ayudarnos con la grabación en casa. 

Este episodio fue editado y producido por Daniela Fontaine y por mi, Maytik Avirama. La producción sonora y la composición son de Carlos Castañeda y el diseño sonoro de Maytik Avirama y Carlos Castañeda. La transcripción de Gabriela Amor del proyecto Alma de Tierra. Daniela Fontaine y Lizz Jaramillo en la identidad visual. Gracias especiales a Manuela Pabón por su bella voz en los cantos. Muchas gracias por resonar, mucha red, mucha interconexión, muchos vínculos miceliares en sus andares. 

Recuerden que pueden seguirnos en Instagram y Facebook como radio_savia y en youtube como Radio Savia. También pueden pedirnos los episodios en mp3 al número de Whatsapp +57 313 8556060. Queremos escucharlos y entrar en contacto con radios comunitarias, si tienen sugerencias también las recibimos. Muchas gracias!!  

Esta temporada cuenta con el apoyo de doc society foundation.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.